MOVIMIENTO


Por buena que sea la composición y acertados que resulten el enfoque y la exposición, una foto nunca saldrá bien si se emplea una velocidad de obturación lenta y la imagen queda borrosa por movimientos involuntarios de la cámara. La cámara vibra en el momento del disparo y a eso se suma el hecho de que nadie es capaz de mantenerla fija por cuestiones de pulso. Para evitar esa tipo de problemas lo mejor es utilizar un trípode cuando sea necesario. 


QUIERO SABER MÁS

Click aquí

14 vistas